domingo, 9 de agosto de 2009

irreverencias

.


.

Soy autodestructiva, reiterativa, obsesiva compulsiva. ¿qué más puede pedirse?

Soy obstinada, víctima del encierro, de la garra de la oscuridad, de la cobardía silencio, de una fantástica realidad inexistente. siempre tratando de salir del fondo de un abismo que colapsa conmigo, buscando encontrar un sendero seguro hacia el claroscuro; ¿pero a donde podré llegar?



que irreverencia creer que se puede llegar a conocer como funciona la escalera de caracol para alcanzar el todo. sé ke es absurdo, pero no sé conformarse sólo con lo sensorial no está dentro de mis elecciones, no hay posibilidad de conformarme sólo con eso.

.

2 comentarios:

Clawd dijo...

inventamos un mundo.
hecho de partes
dando vueltas sobre un eje bi-unívoco ke no existe.
inventamos escaleras hacia adentro
y hacia afuera.
inventamos un culto y un puñado de dioses ke no saben de sepulturas.
inventamos la demencia
de creer en el kerer.
las caricias alocadas
besos rojos en los ojos
lenguas laberínticas.
invertimos los roles
con rolas y rosales.
invitamos a un conejo ke llegaba siempre a destiempo
a una luna ke nos bañó de lunidad
en los ojos los misterios
en la piel los arreboles
en los pies las raíces hacia arriba.

inventamos un mundo
hecho de jirones de Arlekín
y corazones de Columbinas pre colombinas.

inconformes los dos
con formas demasiado formales
y formas sensoriales censuradas
.
resistimos lo imposible.
y ahora

de esta forma sin consuelo
hicimos un suelo
desfondado.

esta vez
en el inframundo
perdimos
estamos los dos.
..


¿buscamos la salida o nos kedamos acá?

Dalith dijo...

.
a veces por ir contracorriente ni nos vamos ni nos kedamos y andamos en un limbo di sueltos en sórdida luz de mente alucinada, buscando el espejo para disíaco... i dísíaco ni sikiera sabe q hay un espejo para él jeje

pero desde el fondo vemos los espejismos fosilizados en las cavernas de la mente. i al horadar esos mundos inventados vemos granadas de acero y manzanas explosivas cargadas de podredumbre

no no, ¿no sé si salir o hundirme gozosa en las aguas vivas del inframundo?
.